FANDOM




Serim Adas VicioussEditar

The sith lord

Desde pequeño, los padres de Serim (Shadow Adas Gres & Nefarie Urkheël Viciouss Gres) le dejaron en la Academia Sith de Ygziir, donde fue entrenado duramente por su maestro Egoist en el arte del combate además de la sanación, y por el Alto Lord Sith Llosilath Lumen Gres Orvius fue enseñado en todo lo identificado con la teoría.

Biografía.Editar

Infiltración en Kalsunor.

Serim tras un tiempo en Kalsunor, logró demostrar su valía y en le concedieron el rango de Devoto Sith en esta misma. Tras un tiempo, Serim traicionó a esta dandole gloria a Ygziir, y convertiendose en Guerrero Sith de la nombrada anteriormente.

Tras varios días de residencia como Guerrero Sith en Ygziir, Serim recibió un mensaje de sus padres, estos estaban haciendo un estudio completo de las criaturas que habitaban en Yuuzhan'Tar, manteniendose lo más posible alejados de los Yuuzhan Vong.

Mientras estaba viendo el mensaje, se escuchaban gritos como: ¡Rapido, vamos a defender!, así que Serim se dirigió a la fachada de la academia, donde se encontró una gran batalla. Serim prendió su sable Vampirism (entregado por su padre en sus primeros años de nacimiento, entre 4-5 años). Un Lord del Sith atacó al Guerrero , y trás una intensa batalla, Serim consiguió vencerle asestandole un fuerte corte en el pecho. Todo fue una autentica carnicería, habían muchos muertos por parte de Korriban, sin embargo, ninguno de Ygziir murió, y Serim Adas Viciouss, consiguió asesinar a su primer Lord.

Un Viaje a Endor algo interesante.Editar

- ¡Despierta! - Gritó fuertemente el Guardián Egoist haciendo que Serim se despertara.

De un saltó se levantó al escuchar a su maestro Egoist gritarle, me quedó totalmente asombrado mientras que el guardián hacía una leve sonrisa, como si se estuviera burlando de el.

- Saludos maestro... - Dijo mientras me levantaba de la cama y le hacía una reverencia en forma de respeto.

- De saludos nada, tengo una misión para ti, algo que aumentará mucho tu control de la fuerza. - Exclamó el Guardián. 

- Y el de Ygziir también... - Pensó el mismo.

- Te espero dentro de una hora en el hangar numero veinticinco, más te vale llegar pronto, o verás lo que sucederá.

- Si maestro, estaré allí dentro de una hora, solo dejeme arreglarme. - Afirmó Serim mientras Egoist se retiraba de la habitación.

Serium Adas Viciouss, comenzó a arreglar su vestimenta entre otras cosas, buscaba rápidamente por toda su habitación lo justo para la misión, aunque el guerrero no conocía cual era, este conocía a su maestro, y podía imaginárselo, se paró a pensar por un momento que era lo que necesitaba...

Serim se colocó su armadura de cangrejo vonduun, la cual consiguió cuando fue de expedición a Yuuzhan'Tar con sus padres Shadow Adas Gres & Nefarie Urkheël Viciouss Gres.
Se colgó su sable Vampirism, entregado por su padre, y su sable Infernus, regalado de parte de su madre.

Ya casi había pasado la hora completa, Adas se encontraba corriendo por los pasillos de la Academia Sith de Ygziir, a la cual sus padres le dejaron para entrenar duramente. Este se impulsó con la fuerza para correr más rápido...

- ¡Serim! ¡¿A donde vas?! - Gritaba el Caballero Tenium al verle correr por los pasillos.

- ¡Mi maestro Egoist me llama para una misión! ¡Nos veremos cuando vuelva! - Decía Serim mientras continuaba corriendo.

Serim llegó agitado a la fachada de el Templo, donde se encontraba a lo lejos el el lugar de encuentro, la fachada era bastante enorme, pero el hangar estaba algo cerca. Serim siguió caminando hasta llegar al hangar, donde se encontraba su maestro.

- Bien, escucha con atención, tu misión será la siguiente... - Dijo Egoist.

- Si, Maestro... - Respondió Serim.

- Irás a Endor, a la luna emboscada para ser más exactos. En esta se encuentra una persona a la que la llaman 'Maestro Totem'. Dicen que tiene la capacidad de convertir a la gente en sus esclavos, quiero que descubras esa propiedad, y la traigas a Ygziir... Si es necesario, acaba con el. 

- Si maestro... haré lo imposible por conseguirlo. - Respondió Adas entusiasmado.

Serim Adas Viciouss, se dirigió a su nave, observó a esta por dentro y pensó como podía ser que el tal Maestro Totem podía convertir a la gente en esclavos, en total contra de la voluntad de estas. 

- Sea lo que sea, lo conseguiré. - Pensó Serim mientras cerraba la cabina y encendía todo.

Serim se aseguró que llevaba todo encima y seguidamente ascendió, salió al hyperespacio con rumbo a Endor. 

Serim se acercaba cada vez más a Endor (también conocida como la luna boscosa de Endor y la Luna Santuario). Este seguía pensando como era posible que el Maestro Totem podía transformar a la gente en esclavos, y si fuera posible... ¿Como le iba a vencer?

Había llegado ya a Endor, fue desciendo en este mismo, observando a su vez la vegetación de el planeta desde su nave. Cuando se dio cuenta, ya estaba cerca de tocar el suelo, por lo tanto se dispuso a hacerlo. Adas, aterrizó lentamente mientras pensaba por donde iba a empezar a buscar, era algo raro... Jamás le habían concedido una misión de este tipo... Serim apagó los motores, los paneles y todos los objetos de la nave, tomó sus sables Vampirism e Infernus y se dirigió a salir.

Al salir de la nave, Adas se encontró con una especie de bosque de pinos macizos. Sin ningún problema, Adas caminó por este bosque, el cual parecía muy raro para el porque nunca había ido a ningún planeta así o parecido. En poco tiempo, Serim llegó a un lago, se paró a pensar un rato y observar la belleza del lago, Adas observaba a todas partes, a ver si encontraba algo, cuando de repente ve un humo a lo lejos.

Serim fue corriendo, empujado con la fuerza este corría más rápido, cada vez estaba más cerca del humo, y al parecer era un pueblo...

- ¿Que estará pasando ahí? - Pensó Serim.

Cuando llegó, era un pueblo, estaban todas las casas chamuscadas, no quedaba ni un solo habitante...

- ¡¿Pero que es...?! - Exclamó Serim al ver una estatua en el centro del pueblo, para ser mas precisos, era un Totem.
- ¿Tendrá algo que ver con el maestro Totem? - Añadió Adas.

De repente surgió un ewok de la nada, al parecer había salido desde el Totem, parecía como esclavizado. Serim sabía que esto era obra del Maestro Totem, y que le costaría vencerle.

El ewok comenzaró a atacarle, era bajo de estatura, y algo cómico para Serim. Uno de los ewoks, le lanzó una especie de bumerang, el cual Adas esquivó sin problemas y impulsándose con la fuerza, se dirigió hacia el ewok, asestándole un corte en toda la zona del pecho, dejándole sin vida.

De repente, al ver que Serim había matado al ewok, un hombre, una mujer, y una niña, salieron de un callejón, al parecer se estaban escondiendo del totem.

- Gracias por vencerle, el ... a acabado con todo el pueblo, o mejor dicho... esclavizado. - Dijo el hombre.

- No me tienes que dar las gracias, solo dime... ¿Donde se encuentra ahora el tal Maestro Totem? - Preguntó Serim

- Debe estar en el pueblo que se encuentra hacia el norte, el va de pueblo en pueblo masacrandolos y robandoles.

- Entiendo, gracias por su ayuda. - Añadió Serim mientras apagaba sus sables.

Serim emprendió el camino hacia el norte, donde se encontraría con al Maestro Totem.

Serim se dirigió hacia su nave lo más rápido que podía, no quería llegar cuando el Maestro Totem ya no estuviera, pasó por el lago y por el bosque de pinos macizos hasta llegar a su nave, subió a esta, encendió todos los paneles y los motores, ascendió rápidamente y fue hacia el norte del planeta en busca del Maestro Totem.

- ¿Cómo derrotaré a el Maestro Totem?

- Ya he descubierto que todo era cierto, así que me costará vencer a su ejército de esclavos Totem. - Pensaba Adas.

Serim se hacercaba a la posición del esclavizador, desde arriba, se podía observar a sus esclavos destrozándolo todo y al Maestro Totem en el centro del pueblo, haciendo cada vez más esclavos.

Serim observó una especie de brillo entre los dedos de la mano del Maestro Totem, era su anillo, el cual transformaba a la gente en esclavos con una especie de aura.

[1]
El anillo del Maestro Totem en uso.

Serim descendió sobre el pueblo, no se molestó en apagar nada y salió de la nave y se dirigió hacia el Maestro Totem.

- ¡Así que tú eres el Maestro Totem! ¡El que está esclavizando a las criaturasde Endor! - Le gritó Serim con una leve sonrisa.

- ¡¿Quién se atreve a gritar al Gran Maestro Totem?! - Exclamó el esclavizador.

- ¡Me llamo Serim Adas Viciouss, y vengo a arrebatarte ese anillo! - Anunció Adas.

Al escuchar eso, el Maestro Totem mandó a sus esclavos a por el Guerrero Serim, el cual encendió sus sables láser y fue derotando a los esclavos poco a poco.
Tras una intensa lucha, se dio cuenta de que eran demasiados y no podria con ellos.
El Maestro totem le lanzaba auras con el anillo que no eran nada fáciles de esquivar, pero Adas lo hacía.
Serim recordó los entrenamientos de su Maestro Egoist, como desviar disparos láser, entonces este pensó que podría hacer lo mismo con esa aura.

El Maestro Totem cometió un gran error al usar de nuevo el anillo, pues el Guerrero desvió el aura hacia el mismo Maestro Totem, convirtiéndole a el en un Totem al igual que sus esclavos, volvieran a forma de Totem, entonces Serim se dio cuenta de que había vencido. 

Adas observó al Maestro Totem, y se dirigió hacia su Totem, el anillo se estaba deslizando del dedo del Maestro Totem, y el Guerrero aprovechó para cojerlo.

Serim, usó la fuerza para llevar el totem del Maestro Totem a su nave, como un recuerdo y algún día usarlo como esclavo.

Adas se dirigió a su planeta, Ygziir. Cuando llegó fue hacia donde estaba su maestro.

- Misión cumplida, maestro. - Afirmó Serim.

- Perfecto, pero... ¿Cual era la fuente de ese poder? - Preguntó el Guardián Egoist.

- Éste anillo. - Dijo Serim mientras le enseñaba su mano.

- Así que es un anillo... Seguramente abran más como este...

- Si maestro, si me permite voy a descansar. - Dijo Serim mientras se marchaba.


Una Busqueda de cosas interesantes.


Serim Adas Viciouss, corría agitado por los pasillos de la academia Sith de Ygziir, era bastante amplios y con una gran decoración algo gótica. Estaba buscando a su maestro el guardián Egoist, miraba entodas las salas, solo le quedaba una, la sala de entrenamientos de la academia y también la más usada por su instructor.

Al entrar, se encontró con el Guardián Egoist, este estaba entrenando a los iniciados, se podían ver todos en fila entrenando con sus sables láser, y Serim les interrumpió.

- Maestro, debo decirle algo importante... - Dijo el guerrero.

- Está bien, pero no me vuelvas a interrumpir mientras entreno a los iniciados. - Le respondió el guardián.

- Iré por la galaxia en busca de recolectar esclavos, crearé un ejército invencible, con las criaturas más poderosas jamás vistas. - Le contó Adas.

- Entiendo, quieres más poder, eres ambicioso... No te voy a prohibir que lo hagas, al contrario, te daré un consejo. Ve a Yuuzhan'Tar, hay muchas especies realmente magníficas y poderosas, pero también son agresiva, pero ten cuidado con los Yuuzhan Vong, son unas criaturas sin igual, son la única raza en todo el infinito a la que la fuerza no le hace ni cosquillas, usan una especie de 'serpientes' a las que llaman anfibastónes para atacar a sus enemigos, y siempre suelen ir con otra raza a la cual llaman 'Esclavos Chazrach'.

- Entiendo maestro, me alejaré lo más posible para no causar problemas. - Le contestó Serim.

Al siguiente día, Serim Adas Viciouss, se encontraba en su nave, en la órbita de Ygziir, con el se encontraba el anillo del Maestro Totem recién obtenido en Endor y con la magnífica propiedad de convertir a los seres vivos en totems, y liberarlos para usarlos como esclavos a su voluntad.

Serim saltó al hiperespacio, y en un tiempo llegó a la órbita de Yuuzhan'Tar, descendió sobre el planeta y aterrizó sobre un bosque inmenso, tenía una vegetación y fauna completamente distintos a los que había visto jamás. Preparó sus sable Vampirism y Infernus los cuales siempre portaba, y su Armadura de Cangrejo Vonduun, esta era algo común en Yuuzhan'Tar.

Adas comenzó a caminar por el bosque, llegado un cierto tiempo, escuchó unos ruidos entre la vegetación y se preparó para el combate.

De repente de entre los árboles salió un Voxyn, una criatura con muchas paras y era parecida a un dragón.

- A estas criaturas se refería mi maestro Egoist, si que son increíbles... - Pensó Adas Impresionado con la estructuca de la criatura.

El Voxyn comenzó a lanzar una especie de ácido el cual Serim esquivaba difícilmente. La criatura se avalanzó sobre el guerrero sith, pero su fallo fue que se descuidó y Adas aprobechó para empujarlo mediante la fuerza, seguido de un impulso con la fuerza y asestando un corte en la espalda del Voxyn dejandole débil, entonces Seri se dió cuenta de que era la oportunidad, así que usó su anillo del Maestro Totem para convertir el Voxyn en un Totem, y así mismo esclavizándolo. Seguidamente, Serim llevó el Totem de Voxyn hacia la nave y se dispuso a descansar.

Serim Adas Viciouss, escuchó un fuerte estruendo, como si algo chocara contra su nave, lo que le hizo despertar. Después del primero se escucharon más... y más... Serim tomó sus sables y salió de su nave, al salir vio unos cuantos Yuuzhan Vong, estimó que eran entre tres y cuatro. Al verlos, rápidamente encendió su sable láser e intentó hacerle un empujón de la fuerza a uno de ellos, pero no hizo apenas un rasguño...


- Oh no, estas son las criaturas que me advirtió mi maestro, los Yuuzhan Vong. - Pensó Adas.

Los Yuuzhan Vong comenzaron a hablar una extraña lengua, Serim se quedó congelado, como si estuviera delirando, pasados unos segundos, los Yuuzhan Vong se abalanzaron sobre el, pudo observar como un anfibastón se iba desenrroscando suavemente del brazo de uno de ellos, mientras otro de ellos se quedaba parado como si nada, tenía un anfibastón más pequeño y rojizo...

Serim intentó hacerle un corte al Yuuzhan Vong, pero este lo bloqueó con el anfibastón.

- ¡¿Cómo es posible?! ¡Ese anfibastón debió de ser cortado por mi sable láser! ¡Es imposible! ¡Qué clase de criaturas son estas?! - Exclamó Serim.

Serim liberó a su Voxyn, el cual salió perfectamente, ya que había descansado de la noche anterior y sus heridas ya casi sanadas por completo.
El Voxyn comenzó a atacar a los Yuuzhan Vong escupiendo ácido, pero algo que no sabía Adas, es que los Voxyn cazaban Jedis, no Yuuzhan Vong.
El Voxyn se dirigió hacia uno de los Yuuzhan Vong, con motivo de ataque. El Yuuzhan Vong lanzó una especie de bicho biotecnológico, que justo antes de impactar en el Voxyn explotó, dejando al Voxyn gravemente herido en el suelo.

De repente, dos figuras extrañas salieron de los árboles, Serim se fijó en estas, al parecer eran dos siths, una mujer y un hombre.
Estos dos lucharon con gran valentía y habilidad contra los Yuuzhan Vong, parecían estar acostumbrados a estos tipos de luchas, cortaron sus armaduras de cangrejo vonduun con sus sables láser antes de que a Serim le diera tiempo a pestañear, era asombroso, tras un cierto tiempo de lucha, los Yuuzhan Vong huyeron y los dos siths se dirigieron a Serim Adas Viciouss. 

- Saludos joven, ¿quién eres? - Decía la mujer sith.

- Soy Serim Adas Viciouss, Guerrero de la academia Sith de Ygziir. - Decía el Serim.

- ¿Serim? ¿Hijo mio? Cuanto tiempo ha pasado... Yo.. Soy tu padre, Shadow Adas Gres, y ella... es tu madre, Nefarie Urkheël Viciouss Gres - Decía el hombre Sith.

- ¿Padre? ¿Madre? - Decía el joven Adas mientras les abrazaba.

- Serim... aquí no estas seguro, debes irte. - Decía Nefarie.

- ¿Por qué? ¿Acabo de encontraros y ahora debo dejaros? No... - Reclamaba el guerrero.

- Serim, haznos caso, debes irte y... toma este libro, en un año volveremos a Ygziir y allí nos veremos. - Decía el padre de Serim entregándole un antiguo libro sith.

- Adiós... Hijo. - Decía la madre del joven mientras se marchaban de la nave.

Serim, guardo el libro en un cajón de la nave, encendió todos los paneles, el motor y ascendió sobre Yuuzhan'Tar, dejando atrás a su padres y entró en el hiperespacio.
Serim comenzó a leer el libro que le dio su padre, tenía mucha información sobre artefactos siths, aunque a el no le interesaba mucho, acababa de obtener el Anillo del Maestro Totem, aun así leyó el libro completamente, pero algo le llamó la atención... Belia Darzu y su holocrón...

Belia Darzu fue una mujer Shi'Ido y Señor oscuro de los siths que reinó de 1250 a 1230 ABY. Esta poseía conocimientos de Mechu-Deru, una antigua forma de alquimia sith. 
El holocrón de Belia Darzu tenía forma piramidal y tenía cuatro lados. Después de la muerte de Darzu, este quedó entre los escombros de la fortaleza en Tython de Belia Darzu. El tenía muchos secretos que había aprendido en su vida, incluyendo la alquimia Sith , su opinión sobre la Fuerza, y cómo hacer un holocrón. En 990 ABY , Darth Bane fue a Tython y encontró el holocrón. 
Darth Bane, perdió su holocrón en Ambria, tras morir en un duelo a muerte con su aprendiz Zannah.

- Este holocrón parece muy importante... Iré hacia Ambria, y lo buscaré... - Pensaba Serim.

Serim Adas Viciouss, se dirigió hacia Ambria, donde seguramente se encontraba el holocrón de Belia Darzu, y conmocionado por conseguir más poder, quiso obtenerlo.


Pasado un tiempo, Serim Adas Viciouss, llegó a la superficie del planeta a simple vista era un planeta impresionante, un planeta desértico, sin embargo se podía observar algún que otro lago.

Serim descendió sobre una parte del desierto, y aterrizó sobre el mismo, con la misma rutina, Adas apagaba los motores y los paneles, preparaba sus pertenencias (sables, armadura de cangrejo vonduun, anillo del Maestro Totem).
Corría un fuerte viento sobre el planeta, la arena era bastante fuerte y a Serim le costaba moverse, la misma le rozaba y llevaba con el el Totem de Voxyn.

- Creo que tengo una idea... - Pensó Serim.

El joven Adas activó el Totem de Voxyn, se subió sobre el mismo y avanzó más rápido de lo normal.
Por desgracia, llegado un tiempo y debido a las heridas que el Voxyn tenía desde hacía unos días, el Voxyn calló al suelo bastante cansado, y Serim se vio en la obligación de volver al estado de Totem, lo que retrasó su expedición.

Serim estuvo varios días vagando por el planeta, hasta que a lo lejos vio un lago, cansado y sediento, el guerrero Adas fue lo más rápido posible hacia el lago.
Tras beber agua y descansar, Serim recordó que había leído algo sobre ese lago, al cual le llamaban Lago Natth, en el cual se encontraba una de las guaridas de el Darth Bane.
Adas, utilizó la visión de la fuerza para ver que había, y descubrió que había una parte del lago la cual apenas era profunda, y en el cual había una especie de bloque.

Serim Adas Viciouss, nado hacia el nombrado anterior mente, y pulsandolo se abrió una especie de tubería, por la cual entró Serim. Se encontraba en la antigua guarida de Darth Bane, al final de la sala se podía ver el signo de la orden sith. Habían varias estanterías, Serim las revisó y encontró dos pergaminos importantes, uno decía 'Como crear un Holocrón' y el otro 'Secretos de Alquimia de Belia Darzu', los guardó en su armadura de cangrejo vonduun, y aunque no había encontrado lo que buscaba, el Holocrón de Belia darzu, estaba contento con lo que había descubierto. Al salir de la guarida, salieron varios Hssiss, parecían ser los guardianes de esta. Empezó una batalla bastante feróz, Adas encendió sus sables y se dispuso a luchar contra los cuatro hssiss. A uno le cortó una de sus patas, pero el mismo le consiguió dar un mordisco en uno de sus brazos, dejándolo sin este.

Tras el mordisco, los Hssiss se fueron, como si supieran que este no viviría para contar lo que ha pasado. Serim sabía que algo ocurría, pero siguió como si nada. Cuando estaba a punto de llegar a su nave, a este le empezó a fallar sus músculos, empezaba a entender por qué le dejaron ir. Adas calló al suelo, y casi a punto de desmallarse, comenzó una comunicación con el Alto Lord Lumen Gres Orvius. 

- Alto Lord ... - Dijo Serim mientras se desmallaba.

- ¡¿Serim?! ¡¿Seriiiiiiiiiiiiiiiiiim?! - Gritaba el Alto Lord.

Cuando Serim despertó, estaba en Ygziir, y Lumen estaba junto a el.

- Serim, al parecer recibiste un mordisco de un Hssiss, y este te envenenó gravemente... Te recuperarás. Por cierto, aquí tienes. - Decía el Alto Lord mientras le entregaba los Pergaminos.

Serim suspiraba e intentó volver a dormir.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.